Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

El pasado 2 de marzo, La Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Lesiones y Agresiones en Contra de la Mujer y los integrantes del Grupo Familiar de La Libertad formalizó la apertura de una investigación preliminar en contra Pablo Benito Ruíz Contreras, prefecto regional de La Libertad por la comisión del presunto delito de agresión psicológica en agravio de la exsubprefecta de Trujillo, Doris Inés Misao Chang Pardo Figueroa.

Como parte de las diligencias iniciadas por el despacho del fiscal Luis Portocarrero Tuesta, se programó para el 10 de marzo la realización de un interrogatorio indagatorio al denunciado prefecto regional y a la denunciante.

«A fin de que pueda ejercer su derecho a la defensa material, debiendo previamente requerir o procurar la asistencia de un abogado de su libre elección, en caso de no contar con los recursos para contratar a uno, se servirá requerir el servicio de un defensor público», se señala en un parte de la resolución fiscal referente a la citación programada para el denunciado.

En la sede del Ministerio Público la denuncia de presunta agresión que tiene como protagonista al representante político del presidente Pedro Castillo en La Libertad, ha sido numerada como el Caso N° 2306019200-2022-149-0. La situación se complica para Ruiz Contreras, quien ha desmentido haber agredido a la mujer que, en ese momento, ocupaba un cargo de subordinación funcional, en el organismo que estaba bajo su cargo.

El fiscal Portocorarrero también ha dispuesto que la exsubprefecta de Trujillo pase nuevamente por una evaluación psicológica en la sede de Medicina Legal para determinar la existencia de alguna secuela psicológica o alteración producto de la presunta agresión.

«Sé que no hemos hecho ninguna falta, no ha habido ninguna situación de perjuicio a nadie y confiamos que la ley va a prevalecer», señaló Ruíz Contreras, quien además señaló que no abandonaría el cargo. Sin embargo, su nombramiento podría quedar sin efecto en las próximas semanas.

Como se ha informado el prefecto regional La Libertad también afrontaría un proceso disciplinario por presuntamente maltratar de manera psicológica y hostigar laboralmente a la exsubprefecta de Trujillo, Doris Pardo Figueroa.

En esa línea, el 4 de marzo del mes en curso, un ciudadano identificado como Javier Arturo Carrión Ojeda envió un oficio a la Defensoría del Pueblo de Lima para que se siga con las investigaciones del supuesto maltrato contra la citada exautoridad liberteña. Es así que este 14 de marzo, la mencionada entidad a través de una Carta de Conclusión N° 0246-2022-DP/OD-LIMA/DESC, informó que el caso fue derivado al Director General (e) de la Dirección General de Gobierno Interior del Mininter para que sea revisado con urgencia.