Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

La Municipalidad Provincial de Sánchez Carrión denunció por el presunto delito de extorsión  a dos cuestionados dirigentes del caserío de Shiracmaca (Huamachuco) al ser  sindicados  de encabezar una movilización en marzo del año pasado en pleno estado de emergencia por la Covid-19.

El proceso se originó con base en la denuncia realizada por el procurador  público municipal de la comuna de esa provincia andina de la región La Libertad contra el agente municipal Oswaldo Alva Polo  y su sobrino Delmer Alva, teniente gobernador del mencionado caserío en Huamachuco.

Sucede que el pastor Oswaldo Alva Polo  y su sobrino Delmer Alva son responsabilizados de  impedir funciones ediles durante la movilización que realizaron partidarios del líder religioso para exigir su reconocimiento como agente municipal, a pesar que no cumplía con los requisitos que exigen los estatutos ediles  para el cargo.  

El hecho fue cuestionado por ambas autoridades procesadas que instaron al  alcalde provincial de Sánchez Carrión, Robert Contreras,  a retirar las denuncias de lo contrario tomarán acciones junto a los pobladores de la mencionada localidad.

 “Vamos a tomar las acciones correspondientes contra la municipalidad. Todo el pueblo ha liderado la marcha, no solo dos. Exigiremos que se retiren estas denuncias de lo contrario el pueblo  se levantará por estos atropellos contra sus autoridades”, indicó Delmer Alva, que es infaltable a la hora de condicionar conciencias y generar enfrentamientos. Esta vez le tocó a la municipalidad.

Por su parte,  Alva Polo mencionó que tiene más de 20 denuncias en su contra interpuestas por la minera Summa Gold – que financia la mayoría de obras a favor de Shiracmaca –, del consejero regional Greco Quiroz y otros. Algunos pobladores del mencionado caserío se habrían acercado a las nuevas autoridades policiales para que inicien investigaciones sobre el accionar del pastor evangélico y de su sobrino Delmer Alva.

Según señalaron que,  Alva Polo habría manipulado las elecciones para convertirse en agente municipal hace unos meses y así tener un cargo para amenazar con bloqueos a las empresas formales. También para presuntamente exigir se contrate a sus  allegados. La Municipalidad Provincial de Sánchez Carrión no lo reconoció y fue por eso que este sujeto recurrió a un juez benevolente para asumir el puesto.

Fue el juez del  Primer Juzgado Civil  de esa localidad, Gerardo Mestanza García,  quien  ordenó a la Municipalidad de la provincia de Sánchez Carrión  reconozca a  Alva Polo como autoridad  a pesar de que era vinculado, presuntamente, a la actividad minera ilegal.

El caserío de Shiracmaca es el único de Huamachuco donde se generan enfrentamientos y actos que bordean la violencia. A diferencia de otras localidades donde la convivencia con las empresas formales son normales, en Shiracmaca estos dos personajes que, al parecer, prefieren la confrontación. Ya no es casualidad que siempre aparezcan en todos los conflictos el ahora teniente gobernador Delmer Alva y el pastor evangélico Alva Polo, cuyo nombramiento como agente municipal dejó más de una duda.