Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Con lágrimas en los ojos, la señora Ana María Barrios Ascate, denuncia la agresión que se dio contra ella y su hija Yoreli López Barrios Ascate (21 años), por parte de sus sobrinos Frank, Jhon y Richard Torres Solano, la cual fue en instalaciones de la discoteca Maroma, el viernes 27 de mayo durante la noche.

Yo estaba trabajando en la caja y desconocía que mi hermano estaban en disputa por el local con sus hijos,  así que llamé a mi hija para que me traiga mi casaca porque tenía frío, ella estuvo conmigo 20 minutos y debía regresar pues tenía que estudiar, cuando de pronto mis sobrinos ingresaron con más de 30 venezolanos, hicieron disturbios y me tenían reducida. Luego tumbaron a mi hija al piso y le dieron patadas en la cabeza, por eso estoy firme en exigir justicia.», indicó respecto a lo sucedido.

Es preciso indicar que sus sobrinos Torres Solano, son hijos de Jorge Torres Ascate, propietario también de las discotecas Ágora y Valkyria.

“Es repetitiva esta actitud de mis sobrinos, hay una señorita que asegura que ha sido agredida sexualmente, sino que no denuncia por miedo a poder que tienen ellos”, añadió Barrios Ascate  

Se conoce que la denuncia se realizó en la comisaria de La Noria, sin embargo, según María Barrios ya no se encuentra registrada, “ He ido a mi abogado para que me asesore y me doy con la ingrata sorpresa que las denuncias no están en el sistema, sabiendo que el agresor estuvo 30 horas en el calabozo pero quiero que se haga justicia, he pedido la ampliación de mi denuncia para que siga el proceso.”, indicó

Artículo anteriorSismate: ¿tu celular no te advirtió del simulacro? Conoce qué puede haber pasado
Artículo siguienteTrujillo: Identifican a joven cuyos restos fueron hallados en el cerro Las Cabras