Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Debido a las constantes cancelaciones y reprogramaciones de vuelos que afectan a cientos de pasajeros liberteños, turistas, así como al sector agroexportador, entre otros problemas, la Cámara de Comercio de La Libertad (CCLL), fue sede de una reunión convocada junto al congresista Diego Bazán, para buscar soluciones a la problemática del aeropuerto Carlos Martínez de Pinillos del distrito de Huanchaco, provincia de Trujillo.

Según la Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Comercial S.A. (Corpac), en el año 2018 se cancelaron 87 vuelos en el aeropuerto de Trujillo, debido a los factores climatológicos causados por el fenómeno “El Niño” y en lo que va del 2022 ya se han registrado al menos 16 cancelaciones de vuelos, situación que afecta severamente al turismo y el desarrollo económico de la región.

Guillermo Benavides Zavaleta, presidente de la CCLL, indicó que aunque las estadísticas de cancelaciones subestiman la verdadera dimensión de la crisis, pues las reprogramaciones de vuelos son más constantes que las cancelaciones, y al no ser consideradas en las estadísticas presentadas, ocultan la grave problemática que presenta el aeropuerto, situación que impacta de manera negativa en la conectividad de los liberteños y los turistas que visitan la región. 

“Lamentablemente el tema de la puntualidad en la emisión y llegada de los vuelos no se ha abordado de manera integral, pues existen condiciones técnicas que impiden tener una mejora total en el aterrizaje de las aeronaves; sin embargo, hay unas acciones que se adoptarán para tener algunas mejoras en la plataforma de aterrizaje”, dijo.

A su turno, Roger Carruitero, presidente del Comité Gremial de Agricultura y Agroindustria de la CCLL, manifestó que la modernización es una necesidad urgente del sector agroindustrial para optimizar su logística.

De otro lado, el jefe de proyectos de Aeropuertos del Perú (ADP), Elvis Barrera, informó que se encuentran en la etapa de elaboración de un expediente técnico para la ampliación y modernización del terminal de pasajeros; sin embargo, existen restricciones en la zona que les han impedido avanzar con dicho expediente.

La habilitación urbana es uno de los principales problemas, dado que el aeropuerto no cuenta con este requisito, el cual debe ser emitido por las autoridades municipales de Trujillo, Huanchaco y el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

Otro problema es la falta de agua y desagüe, pues la zona no está administrada por Sedalib, y pese a que se les ha solicitado, la empresa indicó que dicho sector no se encuentra dentro de su administración. El adecuado encauzamiento de la quebrada El León es otro punto a prever, puesto que ante un posible desborde se afectaría el futuro cerco perimétrico que se construirá.

Finalmente, se acordó realizar otra sesión de la mesa técnica con la presencia de los representantes de Sedalib, las municipalidades de Trujillo, Huanchaco y otras instituciones involucradas, a fin de destrabar las restricciones y buscar la solución a estos problemas. Asimismo, el congresista Diego Bazán se comprometió a realizar gestiones en Lima con los titulares del MTC, CORPAC y ADP para contar con su decidido apoyo en la solución urgente de los problemas del aeropuerto.