Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

A raíz de una marcha organizada por los miembros del Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Universidad Nacional de Trujillo, exhortaron a las autoridades, que el fallecimiento de Sonia Reyna Figueroa, trabajadora administrativa de la casa de estudios, no quede impune.

Cabe recordar, que el miércoles 22 de junio, Reyna Figueroa, de 52 años, fue asesinada a balazos a manos de delincuentes, tras resistirse a ser asaltada, en el parque Ecológico de la urbanización El Bosque, en la ciudad de Trujillo.

“Exigimos que se establezcan penas más severas para este tipo de delincuentes. Exigimos a la Policía Nacional y al Gobierno más acciones que ayuden a contrarrestar la ola delincuencia que ha emigrado de la capital hacia el norte del país. No podemos pasar por alto, no queremos más asesinatos en nuestra región”, señaló Carlos Rosales, integrante del sindicato.