Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Quiere tapar el sol con un dedo. Luego que se informara que Yenifer Paredes, cuñada del presidente Pedro Castillo, venía ofreciendo obras en una comunidad de Cajamarca; para el ministro de Cultura, Alejandro Salas, no existe nada de malo el ofrecimiento que realiza la hermana de la primera dama, pues consideró que lo hizo con una intención de ayudar a su localidad.

“No veo absolutamente nada incorrecto más que la intención de una ciudadana con sentido de pertenencia en esa localidad para decirle a sus conciudadanos: ‘vamos a darte calidad de vida, déjame ayudarte en lo que pueda”, aseveró Salas

Para dejar más claro su blindaje al entorno del jefe de Estado, Salas Zegarra remarcó que Paredes Navarro estuvo en la mencionada localidad, pues se identifica con la población, por ello ofreció servicios básicos de agua, luz y desagüe.

“Lo que yo he visto con la cuñada es una ciudadana identificada con una localidad, con un pueblo que quiere canalizar las obras de infraestructura que no tiene: agua, luz, desagüe, como millones de peruanos no lo tienen”, puntualizó.