Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Un trabajador albañil, en el distrito de Huamachuco, provincia de Sánchez Carrión, encontró el cadáver de un bebé en una bolsa plástica, que habría sido arrojado al pozo de agua de un inmueble, al cual llegó para sustraer agua y producir adobe.

Tras el hallazgo, el obrero dio parte a los moradores del sector, así como a las autoridades que llegaron para iniciar las diligencias del trágico hallazgo.

La bolsa con el menor difunto habría sido abandonada el domingo 10 de julio, refirió el albañil, asegurando que laboró hasta el sábado, dejando el pozo aseado.

“El domingo no trabajo, descanso, pero ayer vine (lunes) y hallé esa bolsa dentro del pozo, la saqué y noté que pesaba, pero imaginé que tenía agua; jamás pensé que en su interior había una criatura muerta”, expresó el obrero.

Artículo anteriorCaso Yenifer Paredes: Cuñada de presidente Pedro Castillo evade interrogatorio fiscal
Artículo siguientePiura: Exalcalde de Paita pidió 400 soles de regalo por su cumpleaños