Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Sin ninguna opinión del Consejo Nacional de Trabajo y Promoción del Empleo, el Gobierno del presidente Pedro Castillo decidió aprobar la modificación del reglamento de Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo, con ello garantiza, por ejemplo, que los trabajadores independientes pueden formar sindicatos, negociar y plantear una huelga. Además, podrán afiliarse directamente a federaciones o confederaciones.

Todo se concretó a través del Decreto Supremo N.° 0014-2022-TR. El economista Nicolas Fuentes Más, analizó esta medida y precisó que no se ajusta a la realidad que afronta el país.

“En teoría, cuando tienes sindicatos más fuertes o más trabajadores dentro de un sindicato pueden generar presiones a favor o en beneficio de temas contractuales, como por ejemplo, que ganen mejores salarios porque en países donde se desarrolla esta teoría los trabajadores eran altamente productivos, pero por fallas de mercado las empresas no pagaban los salarios de acuerdo a la productividad a la que tenían”, indicó.

La medida ha sido considerada como uno de los mayores cambios en 30 años y no se ajusta a los criterios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“En el Perú la realidad es otra, los sindicatos son una suerte de mafias, o estás con ellos, o están en contra de ellos, o están en el sindicato, o simplemente no trabajas. Por otro lado, el trabajador peruano en promedio es poco productivo, entonces generar un sindicato para exigir mayores salarios de algo que no produces termina siendo contraproducente en todo sentido, tanto como para el salario de los trabajadores, como para la productividad de las empresas. Este decreto supremo no tiene ningún beneficio público a simple vista”, añadió.

Fuente: Amanece Trujillo

Artículo anteriorCandidatos a regidores para Trujillo por Súmate, Perú Libre y Trabajo Más Trabajo presentan sentencias
Artículo siguienteCongresistas Enrique Alva y Héctor Acuña serán parte de la Bancada Integridad y Desarrollo