Protektor Seguridad Integral SAC monopoliza la vigilancia del Hospital Belén y se detectan irregularidades

0
985

A través del Oficio N° 132-2023-GR-LL-GGR/HBT-DG-OEA-O.L., enviado al director del Hospital Belén de Trujillo, Luis Castañeda Cuba; la jefa de la Oficina de Logística de este nosocomio, Cinthia Mederos, emitió sus descargos sobre las aparentes irregularidades producidas en el proceso de contratación pública del servicio de vigilancia para la institución, licitación que por recomendación del Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (OSCE) tiene que ser declarada nula y retrotraerse hasta la etapa de convocatoria. En este documento Mederos Montero, quien también presidió el comité de selección del proceso, defendió sus actos funcionales y señaló que actuaron en pleno cumplimiento de la normatividad vinculada a las contrataciones con el Estado.

Sin embargo, también se desprende de este informe, que la empresa Protektor Seguridad Integral SAC ha monopolizado la vigilancia en el hospital desde el año 2020. El contrato N° 004-2020-HBT, derivado del proceso de licitación Concurso Público N° 01-2019-HBT, facultó a Protektor a brindar el servicio desde el 25 de febrero de 2020 hasta el 25 de febrero de 2022. Antes de culminar el contrato de vigilancia y seguridad, el Hospital Belén convocó un nuevo proceso de selección para el mismo servicio, el cual fue declarado desierto y por decisión del Tribunal de Contrataciones del Estado del OSCE tuvo que retrotraerse hasta la etapa de absolución y consultas.

Es en este punto, donde se habría cometido una grave irregularidad. Con la finalidad de que no se produzca el desabastecimiento del servicio, la entidad firmó la adenda N° 001-2022-HBT, con aprobación de la dirección del hospital, por un monto correspondiente al 25% del contrato N° 004-2020-HBT y que benefició a Protektor Seguridad Integral SAC. Esto, «mientras se culminaban los actos preparatorios para convocar al nuevo procedimiento de selección», anotó la jefa de logística en su informe de descargo.

Cinthia Mederos explicó que esta decisión estaba amparada en el Capítulo III sobre Modificaciones del Contrato previsto en el articulo 157. Adicionales y Reducciones 157.1, que a la letra dice. «Mediante Resolución previa, el titular de la entidad puede disponer la ejecución de prestaciones adicionales hasta por el limite del veinticinco por ciento (25%) del monto del contrato original, siempre que estas sean necesarias para alcanzar la finalidad del contrato»,

La funcionaria desconocería o habría obviado intencionalmente la definición que el OSCE, mediante los informes Opinión N° 191-2015/DTN, Opinión N° 136-2015/DTN y Opinión N° 013-2022/DTN, le ha dado a las «prestaciones adicionales» de un contrato y que dan origen a una adenda. Estos documentos rectores dicen a la letra: «En este sentido, la ejecución de prestaciones adicionales supone la ejecución de prestaciones no previstas en el contrato, pero que resultan necesarias para que se cumpla con la finalidad para la que fue celebrado».

Queda claro, que la figura de las «prestaciones adicionales» solo puede utilizarse para contratar servicios no previstos en el contrato, por lo que no podría usarse para contratar y lograr la extensión en el tiempo de la misma prestación contenida en el objeto del contrato primigenio, como se ha demostrado, por confesión de la propia jefa de Logística, ocurrió en la adenda N° 001-2022-HBT.

El área de Logística del Hospital Belén de Trujillo habría incurrido en un acto irregular e ilegal al beneficiar a la empresa Protektor Seguridad Integral SAC con una adenda para la continuación de las mismas prestaciones que venía ejecutando bajo la figura de la ejecución de supuestas «prestaciones adicionales» inexistentes. Este vicio debería conllevar a la nulidad de la adenda N° 001-2022-HBT y también la nulidad de los actos que siguieron a su emisión, esto es la contratación complementaria efectuada a favor de la empresa Protektor Seguridad Integral SAC.

Cinthia Mederos, en su informe, ha señalado que por retrasos ocasionados por los reclamos de los postores del proceso de contratación del servicio de vigilancia ante el OSCE y por la posibilidad de que el servicio quede desabastecido, se vieron obligados a realizar una segunda adenda, apelando esta vez a la figura de la «contratación complementaria». El Artículo 147° Contrataciones Complementarias – Ley de Contrataciones del Estado, literal 174.1 señala que «dentro de los tres meses posteriores a la culminación del plazo de ejecución del contrato, la entidad puede contratar complementariamente bienes y servicios en general con el mismo contratista, por única vez y en tanto culmine el procedimiento de selección convocado, hasta por un máximo del 30% del monto del contrato original». Sin embargo, en esta caso y ante la aparente ilegalidad de la primera adenda por «prestaciones adicionales», la contratación complementaria se habría formalizado fuera del plazo legal.

Esta negligencia ha beneficiado directamente a la empresa Protektor Seguridad Integral SAC, permitiendo que siga brindando el servicio de vigilancia al Hospital Belén desde el 25 de febrero de 2022 (fecha en que culminó el contrato N° 004-2020-HBT) hasta marzo de 2023.

Pero eso no es todo, el 23 de marzo de 2023 se iniciaron las acciones para el proceso de contratación directa por un nuevo desabastecimiento inminente del servicio de vigilancia, por única vez y por el periodo de tres meses. Este proceso también dio como ganador a Protektor Seguridad Integral SAC, sin embargo, lo cuestionable está en el acta de «Resumen Ejecutivo de las Actuaciones Preparatorias» donde la jefa del Área de Logística, Cinthia Mederos, señaló que no existía pluralidad de proveedores que cumplen con el requerimiento del servicio de vigilancia, esto luego de que su área realizara las indagaciones en el mercado.

Según información de la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (SUCAMEC), sólo en la región La Libertad existen más de 200 empresas de vigilancia, por lo que resulta muy extraño que el Área de Logística haya considerado, para esta contratación directa, que la empresa Protektor SAC es el único proveedor que puede brindar el servicio requerido.

Resulta urgente la intervención de la Contraloría General de la República y el Ministerio Público, a fin de cautelar el buen uso de los recursos públicos y determinar o descartar si la señalada empresa ha monopolizado el servicio de vigilancia en colusión con los funcionarios del Área de Logística del Hospital Belén de Trujillo.

Para la elaboración de este reportaje se buscó insistentemente los descargos de la licenciada Cinthia Mederos, pero esto no se pudo concretar. Vale acotar, que la jefa del Área de Logística respondió a una primera llamada, aunque sostuvo que no podía atendernos por estar en una «reunión zoom» y nos pidió que la llamáramos «media hora después». Tal como lo sospechábamos, no volvió a responder nuestras llamadas ni los mensajes que dejamos en su aplicativo de whatsapp.

De acuerdo a los archivos del OSCE, Protektor Seguridad Integral SAC tiene como socio principal y gerente general a Glen Eduardo Baldera Guayambal.

RESUMEN_EJECUTIVO_20230405_… by Andres Manuel Vargas Chávez