Chicama: hallan espacio de élite mochica en sitio arqueológico Licapa II

0
925

El equipo de investigación del Programa Arqueológico Chicama (PRACH) realizó un importante hallazgo arqueológico en el sitio arqueológico Licapa II, ubicado en el valle de Chicama, región La Libertad. Se trata de muro monumental que separa el barrio de artesanos de la zona más privada reservada para las personas que realizaban rituales.

Este muro monumental se efectuó cuando se realizaban trabajos de investigación en el espacio reservado para la élite mochica y para las personas que llegaban en peregrinación de diversos lugares del antiguo Perú. En este lugar se hallaron vasijas ceremoniales, algunas conteniendo chicha. Licapa II, situado en la margen norte del valle de Chicama, distrito de Casa Grande, es considerado por los investigadores como un centro religioso de la cultura Moche.

La arqueóloga Carito Tavera Medina, codirectora del PRACH y líder del equipo de trabajo arqueológico en Licapa II, manifestó que en la búsqueda de la conexión del barrio de artesanos con la huaca Licapa II se halló este muro que separaba este espacio reservado a la élite mochica, similar a lo que se descubrió en las huacas de La Luna y el Sol.

La investigadora explicó que este espacio servía de preparación para las personas que participaban de los rituales que se efectuaban en la huaca principal de la zona de Licapa II. Detalló que en este lugar no se encontraron fogones, ni residuos de alimentos.

“Hallamos un espacio limpio, de arquitectura formal y en su interior encontramos vasijas que estaban especialmente colocadas en determinados lugares y formaban parte de la especialidad del recinto”, refirió Tavera.

Es de señalar, que el hallazgo se realizó en la cuarta semana de julio, en los últimos días de trabajo de la primera etapa de investigación que realiza el PRACH en el valle de Chicama. El espacio descubierto mide 10 x 8 metros y podía albergar hasta 50 personas. El lugar pertenece a la época Mochica medio y Mochica tardío fue un lugar importante para dicha cultura al que le prestaban mucha atención y recibía a personajes importantes del antiguo Perú. Fue abandonada entre los años 800 a 900 d.C.

Asimismo, resaltó que a comienzos de julio del año en curso se hallaron en la zona ocho espacios que funcionaron como cocinas o centros de preparación de alimentos con 16 vasijas de cerámica completas, así como un centenar de fragmentos de cerámica con iconografía Moche, elementos suntuarios metálicos y textiles que constituyen bienes de producción especializada y que tienen una antigüedad de unos 1,400 años.