Caseríos de Julcán: pobladores se ven obligados a consumir agua contaminada

0
315

En muchos caseríos de la provincia de Julcán, no tiene acceso a redes de agua potable y para subsistir deben juntar el líquido elemento de manantiales o en ojos de agua no saludable (turbia) y consumirla, aunque esté altamente contaminada. 

En el caserío de Yanag, distrito de Carabamba, los habitantes deben llenar agua de un puquial en quipe, cantinas, bidones o depósitos plásticos y deben cargarlas en burros o mulas. El agua que recogen es turbia y deben esperar a que se asiente para poder utilizarla en los quehaceres del hogar, incluso para consumo humano.

Un estudio del agua que beben los pobladores de este caserío arrojó resultados desfavorables, es decir, no apta para consumo humano.

Al respecto, el alcalde distrital Percy Blas Benítez, adelantó que están trabajando en la elaboración de estudios para gestionar el financiamiento de un proyecto de agua potable ante el Ministerio de Vivienda.

El proyecto que elaborarán prevé abastecer con agua potable a los pobladores de los caseríos de Machacala, Sangala, Cachuda, Cambuluara, San Viviano, Santa Rosa y Muchiquín.

“Son más de 500 familias las que se beneficiarán con este proyecto que tendrá como fuente de abastecimiento el cerro Quinga”, precisó el alcalde.

La población teme lo peor y esperan que el gobierno nacional o regional adopte acciones urgentes al respecto, a fin que ejecuten obras de agua potable.