Guerra en el Medio Oriente: ¿cómo impacta en la economía peruana?

0
216

El inicio de una guerra territorial entre Israel y Hamás (Palestina) hace que muchos se cuestionen sobre el impacto que esta fricción podría tener en nuestra economía, tal y como sucedió cuando se desató el enfrentamiento bélico entre Rusia y Ucrania, que hizo que las importaciones de trigo se disparasen.

Poder contar con la hegemonía y poderío sobre el territorio siempre ha sido una señal de conflicto entre los pueblos. La historia nos manifiesta que esta lucha armada no es de hace poco tiempo, pues ya data de principios del siglo XX, donde israelíes y palestinos se enfrentan en esta lucha armada por lograr el control territorial.

Pero si nos centramos específicamente a los impactos en la economía global, se puede determinar algunas consideraciones:

• Reducción de las exportaciones de petróleo a Europa Occidental por parte de los árabes.

• En el caso de Israel, su economía no ha tenido un buen comportamiento recientemente. El shekel, la unidad monetaria de israelí, tuvo un desplome de casi un 9 % respecto al dólar estadounidense, siendo este uno de los peores comportamientos entre las principales divisas analizadas por Bloomberg.

• La inversión en tecnología por parte de Israel también ha experimentado un fuerte desplome.

• La semana pasada hubo una caída de casi el 9 % en el precio del barril de Texas debido a las dudas sobre la demanda, pese a que la oferta global sigue siendo reducida.

Para la Dra. Julia Soto Deza, directora de la Escuela de Economía de la Universidad César Vallejo, el Perú sí podría verse impactado por este conflicto.

“Uno de los sectores que podría verse golpeado sería el de transporte, pues, aunque estos países no son grandes productores de petróleo en el mundo, de una u otra forma podría tener efectos en nuestro contexto nacional. Lo mismo ocurre con los alimentos, pero no por desabastecimiento, sino por encarecimiento del transporte que repercute directamente en el precio de los productos. El precio internacional de los alimentos puede verse afectado”, acotó la especialista.

El panorama mundial para el cierre de 2023 e inicios del 2024 no es muy alentador. Esta tragedia humana y su gran impacto, a largo plazo, podría llevarnos a una crisis alimentaria en el mundo. Al cierre de esta nota, el emir de Qatar ha amenazado con cortar el suministro del gas al mundo, de no cesar esta guerra.