A través de la sub gerencia de Desarrollo Agrícola del Proyecto Especial CHAVIMOCHIC, se empezará a cultivar algarrobos en diversas zonas del ámbito de su influencia del proyecto de irrigación, con la finalidad de conservar y proteger al cañán viruñero, reptil icónico y milenario de la zona.

«La vaina del algarrobo (Prosopis) es el alimento preferido del cañán (Dicrodon guttulatum), motivo por el cual se ha determinado propagar y cultivar más islas algarrobos en Campamento San José (Virú), como parte de un programa de conservación y protección del cañán viruñero», comentó el Ing. Carlos Valverde, especialista del área de Desarrollo Agrícola.

La caza y consumo responsable del cañán es una práctica milenaria, autóctona de la zona de Virú, que perdura hasta nuestros días. Hay representaciones del cañán en los grabados en los petroglifos de Queneto y en los cerámios de la cultura Virú así como en la cerámica Mochica. Sin embargo, debido a la caza indiscriminada, sigue en peligro de extinción.

Sembrarán más islas de algarrobos para salvar de la extinción al reptil nativo.

 

El cañan en la ruta turística

Dentro de una de las futuras rutas turísticas que están siendo diseñadas para el próximo año, vamos a incluir la observación de esta especie en su hábitat natural. “Actualmente, durante las visitas guiadas al Campamento San José, las delegaciones pueden observar a los cañanes a los largo del recorrido, tanto en el camino de ingreso, en la parcela demostrativa y principalmente en la isla de algarrobos que hemos acondicionado especialmente para que prosperen y se reproduzcan naturalmente”, afirmó el gerente del PECH, Abog. Carlos Matos Izquierdo.

El cañán es un reptil de color pardo verduzco, con lunares blancos y azulados, los machos son un tanto más grandes que las hembras. Tienen una peculiaridad, ya que con las patas delanteras, asemejan llamar a algo o alguien, dando la impresión de saludar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here