Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Con la finalidad de seguir protegiendo a los menores en estado de vulnerabilidad, la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT), a través de la Subgerencia de Derechos Humanos, acogió a cuatro niños que se encontraban en situación de riesgo, y los internó en el albergue municipal «Sembrando Esperanza», lugar donde vienen recibiendo los cuidados necesarios, según sus edades.

“Hace dos días recibimos una llamada telefónica de una persona de Manuel Arévalo (distrito La Esperanza), que una mujer se encontraba embarazada (próxima a dar a luz) y tenía a su cargo 5 menores, pero que no cuenta con la economía para mantenerlos, y además que vendía caramelos en las calles. Dos de ellos, de 13 y 15 años se dedicaban a limpiar los parabrisas de los autos”, explicó la subgerente Verónica León Contreras.

Los menores, que oscilan entre 5 y 13 años, vienen recibiendo atención psicóloga, médica y educativa, así como la alimentación y el abrigo respectivo. “Al 28 de mayo pasado teníamos 25 personas, entre ellos 15 niños. Sin embargo, la situación cambió: estas familias salieron. A la fecha, tenemos seis menores. El objetivo es protegerlos del maltrato y brindarles un servicio integral”, añadió la funcionaria municipal.

El albergue municipal depende de la Subgerencia de Derechos Humanos, que viene trabajando de manera articulada con entidades públicas y privadas, en tanto que está acreditado por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables para atenderlos. León Contreras aseguró que continúan trabajando en la detección de casos de abandono, maltrato o violencia en contra de personas vulnerables, por lo que exhortó a la población que les dé aviso a través del número celular 932287303.