A partir de hoy inició la jornada de vacunación para la aplicación de la segunda dosis de Pfizer a los adultos mayores de la provincia de Trujillo, y se extenderá hasta el viernes 8 de abril, fecha en la que se deberá cerrar con la inmunización de 5,850 personas del programa Pensión 65, red Amachay y el asilo de ancianos “San José”.

El gobernador regional de La Libertad, Manuel Llempén Coronel, estuvo presente por la tarde de hoy en la vacunación de los mayores de edad que asistieron al estadio Víctor Raúl de La Esperanza, donde informó que este proceso inició en todos los distritos de la provincia de Trujillo, excepto en el mismo distrito de Trujillo, Poroto y Simbal, en cuyos lugares está programado a partir del 8 de abril.

“Nosotros somo la región que mayor cantidad de vacunas Pfizer hemos recibido porque gracias a la universidad Antenor Orrego y Nacional de Trujillo tenemos ultracongeladoras con una capacidad de almacenamiento para 350 mil dosis, dado que éstas deben mantenerse a una temperatura de menos 80 grados centígrados”, indicó Llempén.

La inoculación de estas vacunas se realiza 21 días después de haber recibido la primera dosis. En total, son 15 puntos de vacunación repartidos en los 11 distritos de la provincia de Trujillo, siendo la distribución de la siguiente manera: La Esperanza (1,020), El Porvenir (1,188), Moche (216), Florencia de Mora (414), Huanchaco (426), Laredo (228), Poroto (42), Simbal (108), Salaverry (288), Víctor Larco (216) y Trujillo (1,704).

El gobernador agregó que la logística para congelar las vacunas lo ha llevado a pedir al Ejecutivo “que envíen de una vez a La Libertad las 270 mil dosis que necesitamos para todos nuestros adultos mayores de la región, y así evitar que este sector vulnerable siga falleciendo”.

Como balance de todo el proceso de vacunación, la autoridad del gobierno regional acotó que en promedió se han aplicado alrededor de 40 mil vacunas entre la primera y segunda dosis y del laboratorio Sinopharm y Pfizer.

Respecto al reinicio de clases presenciales, sostuvo que también hay una respuesta pendiente del gobierno central para que destine una remesa de vacunas para aplicar a los 31 mil docentes de la región. “Creo que a medida que vamos inmunizando a los docentes podríamos ir abriendo las clases presenciales; eso sí, siempre y cuando contemos con este requisito”, dijo.

Finalmente, volvió a mostrarse de acuerdo con que el gobierno autorice a las empresas a adquirir vacunas no para la venta, sino para la protección de su recurso humano.

“Por ejemplo, los agroexportadores quieren comprar vacunas para vacunar a sus trabajadores. Ellos también podrían comprar vacunas para los docentes. Si hablamos de reactivación económica, hay que proteger al trabajador, y si hablamos de educación presencial, hay que proteger al docente y al niño”, expresó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here