Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

Hacinados e incumpliendo los protocolos de bioseguridad, fueron sorprendidos más de 200 ciudadanos en diversos locales nocturnos del distrito de Trujillo. Durante el operativo, la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) clausuró nuevamente la discoteca Panda y otros dos locales más que no tenían certificado de Defensa Civil.

Personal de las áreas de Defensa Civil, Licencias y Seguridad Ciudadana acudieron a la mencionada discoteca y verificó que, a pesar de que la noche anterior (viernes) había sido clausurado por no contar con el plan de seguridad ante emergencias, nuevamente estaban atendiendo al público. Por esta razón, se le volvió a cerrar y multar con 6,160 soles más, que se suman a la primera infracción impuesta.

De igual manera, Defensa Civil clausuró temporalmente el local Patio Rojo, en el Centro Histórico, debido a que el negocio estaba en funcionamiento aunque no cuenta con el certificado de Inspección Técnica de Seguridad en Edificaciones (ITSE).

La misma medida se adoptó en el bar La Cortina, en la urbanización La Rinconada, al verificar que el local presentaba deficiencias en el sistema eléctrico.

Lamentablemente, más de un centenar de jóvenes fueron sorprendidos en la discoteca Ágora, quienes salieron a toda prisa para no ser intervenidos por la Policía, mientras que el local fue infraccionado por el área de Licencias.