Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

A través del Área de Comunicaciones de la Contraloría General de la República de La Libertad, se informó a este medio que la Subgerencia de Evaluación de Denuncias ya viene corroborando la información difundida por Macronorte, reportaje en que se reveló que la gestión del rector de la Universidad Nacional de Trujillo, Carlos Vásquez Boyer, pagó la totalidad del servicio de mantenimiento de los pisos del Pabellón A de la Facultad de Ingeniería Química al consorcio ejecutor, pese a que las obras aún no culminaban.

De hallar elementos adicionales que corroboren la denuncia periodística, el caso pasará a la Subgerencia de Atención de denuncias para la apertura de un servicio de control que pondrá en la mira la mencionada obra universitaria.

Sin embargo, la intervención de la Contraloría podría esperar hasta 30 días, debido a que según directiva, este es el tiempo máximo que la Subgerencia de Evaluación de Denuncias tiene para emitir un pronunciamiento sobre la denuncia periodística. Burocrática lentitud que podría favorecer a los involucrados.

Con exactitud se puede decir que la UNT ha pagado el monto total de un servicio aún no finalizado y que podría quedar inconcluso. Según el reporte del Sistema Integrado de Administración Financiera (SIAF), el 16 de diciembre la administración del rector Vásquez desembolsó S/241,282.35, S/35,814.31 (Retención del 10%) y S/37,783.00 (Detracción) a favor de la empresa. Luego, el 30 de diciembre se realizó el último giro de S/43,283.41.

El beneficiario de la agilidad pagadora de la UNT fue el Consorcio Ejecutor R&L, integrado por SVD Contratistas Generales SAC y RODA Contratistas Generales SAC. Según el contrato, el cronograma de pagos dependía de la culminación de 7 actividades divididas en dos entregables. El primer entregable tenía como actividad principal la colocación del nuevo piso y el segundo entregable, la carpintería de aluminio. Con nuestra cámara hemos registrado que el viernes, 21 de enero, aún se seguía trabajando en la colocación del porcelanato en el piso del pabellón A de la Facultad de Ingeniería Química.