Sucríbete a Macronorte y apoya el periodismo de investigación en Perú

En lo que va del año en la región de Piura, se registraron un promedio de 2 400 asaltos y más de 50 asesinatos, actos que mantienen atemorizados a los pobladores piuranos, ante el incremento delictivo.

El número más alto de homicidios se reporta en la provincia de Sullana, de los cuales seis se perpetraron en enero, cinco en febrero, diez en marzo y seis en abril, y el resto en mayo y junio.

Asimismo, la provincia de Piura fue el escenario de dos asesinatos en enero, uno en febrero, cinco en marzo y cinco en abril. De igual modo, los demás fueron cometidos en mayo y junio.

Tras conocer estas estadísticas, los alcaldes de Piura y Sullana exigieron al Ejecutivo que las provincias sean declaradas en emergencia. Asimismo, el Comité Provincial de Seguridad Ciudadana (Coprosec) y el Comité Regional de Seguridad Ciudadana (Coresec) se sumaron a este pedido que finalmente fue admitido por la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM); no obstante, hasta ahora no tienen otra respuesta fructífera.

Con respecto a las cifras por robo, 489 fueron ejecutados en enero entre Piura y Sullana, 538 durante febrero, 612 en marzo y para abril ascendió a 672. En mayo y junio se sumaron los 2400 delitos en la región Piura.

“He visto que el tema delincuencial ha llegado a límites asombrosos en Piura. Tienen que tomar medidas urgentes, porque no se puede tolerar que los delincuentes realicen sus actividades y queden en la impunidad”, señaló el coronel PNP Máximo Vargas Hugo, exjefe de la Región Policial de Piura.